divendres, 7 novembre de 2008

¿Cuánto debe costar un barril de petróleo?

Los analistas ven el precio en 100 dólares

77.9185 EUR (a 7/11/2008)

Atrás ha quedado la época en que Hugo Chávez defendía precios de entre 22 y 28 dólares para el barril de petróleo. Ocho años después, el presidente venezolano y otros colegas de la OPEP estiman que su oro negro vale al menos 100 dólares. El cartel se reunió hoy en Viena para discutir ésta y otras cuestiones, como el nivel de producción, que se mantendrá estable tal y como adelantó el presidente Chakib Khelil. El barril perdió hoy los 100 dólares por primera vez desde el 2 de abril.

Los precios comenzaron a subir hace cinco años y de forma especialmente rápida en los últimos meses hasta alcanzar el récord histórico de 147 dólares por barril el 11 de julio, un alza de casi 200% en relación a dos años antes.

Pero en los dos últimos meses las cotizaciones revirtieron la tendencia y bajaron más de 25%. Hoy, el barril de West Texas Intermediate (WTI) caía dos dólares en Nueva York y se cotizaba a menos de 105 dólares.

Aunque la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) asegura que es el mercado quien fija los precios y que el cartel no tiene un objetivo, algunos de sus miembros -Venezuela, Irán y Ecuador- señalan que 100 dólares, una barrera considerada desorbitante hace tan sólo ocho meses, es ahora un precio razonable. Arabia Saudita, no obstante, estaría satisfecha con un barril que oscile en torno a los 80 dólares, coinciden analistas.

El mercado especula

"Pienso que la OPEP buscará estabilizar los precios en una banda de 80 a 100 dólares el barril", indicó el francés Pierre Terzian, director de la revista Petrostrategies, mientras el cartel decide, previsiblemente, mantener hoy sin cambios su oferta de crudo en una reunión en Viena.

"Hay un mercado que se está ajustando", indicó el ministro de Energía venezolano, Rafael Ramírez. "Tal vez vamos a llegar a un equilibrio a precios cercanos a los 100 dólares el barril", aseguró. "Venezuela necesita un barril a 100 dólares para equilibrar sus cuentas", explicó el analista David Kirsch, de la consultora PFC Energy.

Ecuador está de acuerdo y va incluso más allá. "Un precio por debajo de 100 dólares no es adecuado para los productores. Los niveles de precios actuales responden a una realidad de mercado. Movernos en una faja de entre 110 y 120 dólares es un precio razonable", estimó en Viena el ministro de Minas y Petróleos de Ecuador, Galo Chiriboga.

Irán también ha indicado que desea proteger el umbral de los 100 dólares. "Estamos entrando en periodo electoral en Irán y el gobierno tiene más dinero para inyectar en la economía y ganar popularidad con precios de 100 dólares", aunque para equilibrar sus cuentas un barril a 66 dólares le alcanzaría, explicó Kirsch.

¿Caídas hasta los 80 dólares?

Pero según el analista Hugo Navarro, de la consultora Capital Markets, los esfuerzos para imponer un suelo de 100 dólares el barril "probablemente no sean exitosos" a largo plazo. "Creemos que el barril caerá a 90 dólares en un año", anticipó.

El rey saudita Abdalá ha indicado que le gustaría que los precios bajen del umbral de 100 dólares, y algunos analistas consideran que 80 dólares es el precio privilegiado por el reino, primer productor mundial de crudo. El poderoso ministro de Petróleo saudí, Alí al Naimi, jefe de facto de la OPEP, se declaró satisfecho hoy con la caída de los precios del oro negro.

"La posición saudita es que los precios estaban demasiado altos", indicó Vera de Ladoucette, analista de la consultora Cambridge Energy Research Associates (CERA). "Creo que el techo para ellos no es 100 dólares, sino más bien 80. Están observando lo que está sucediendo y los precios ciertamente han caído, pero aún son un 12% más altos que a comienzos del año", agregó.

El Centro de Estudios de Energía Global (CGES), con sede en Gran Bretaña, cree que los saudíes necesitan un barril a entre 80 y 90 dólares para financiar su presupuesto. "Ni siquiera Arabia Saudita quiere que el precio baje mucho", indicó Manuchechr Takin, analista de CGES.

La OPEP debe buscar un equilibrio entre su deseo de obtener mayores ingresos y el riesgo de que un elevado precio del crudo socave aún más la demanda, en tiempos de crisis económica en Europa, Estados Unidos y Japón.